La contribución de la metodología BIM frente al manejo integral de las edificaciones

En Accuro hemos estado trabajando de la mano de nuestros clientes con esta nueva metodología y los beneficios han sido evidentes en el desarrollo de proyectos de cualquier grado de complejidad.

Durante los últimos años hemos visto irrumpir en la industria del diseño, ingeniería y construcción la metodología BIM, que promete revolucionar la manera de concebir y desarrollar los proyectos inmobiliarios como en su momento lo fue pasar de la mesa de dibujo a la expresión digital.


Para entender los beneficios derivados de BIM, lo primero es comprender que las edificaciones tienen un ciclo de vida establecido que pasa por la planificación, desarrollo, construcción, operación y disposición final. Por eso, BIM tiene su punto de partida en el entendimiento integral de este proceso, convirtiéndose en una herramienta valiosa. A continuación, veremos los aspectos más importantes de cada una de estas fases:


Planeación: permite una integración de las disciplinas involucradas en el desarrollo de los diseños para minimizar el riesgo de inconsistencias que son mucho más costosas en tiempo, recursos y dinero durante el proceso de construcción o implementación. Por ello hemos integrado en nuestros procesos de calidad el plan de ejecución BIM (PEB), herramienta fundamental en esta fase al establecer la metodología de trabajo.


Desarrollo: al introducir la tridimensionalidad en la representación, el diseñador puede recorrer virtualmente el espacio y entender mejor cómo interactúan los distintos elementos que componen el edificio o el espacio diseñado, introducir el color, la textura, la luz e incluso el tiempo en el diseño. Al integrar al modelo las especificaciones de los componentes, permite generar presupuestos con un nivel de precisión mayor y definir fases de construcción más eficientes.


Construcción: mediante herramientas tecnológicas en la nube, la actualización de ajustes y modificaciones se realiza en tiempo real y se tiene acceso a la información completa del proyecto en cualquier momento; se puede verificar también si lo construido se ajusta a la modelación mediante sistemas de nubes de puntos para tomar acciones correctivas y preventivas a tiempo.


Operación y disposición final: BIM se extiende a lo largo del ciclo de vida del edificio, lo que permite que los sistemas puedan ser monitoreados a partir de los modelos generados en las fases previas aportando a una operación más eficiente y reducción de costos. Adicionalmente contribuye a establecer estrategias de largo plazo para la actualización de los inmuebles cuando estos deben adaptarse a nuevas tecnologías o usos.


Teniendo en cuenta el contexto anterior, desde nuestra unidad de Project Management hemos venido fortaleciendo la implementación de la metodología BIM dentro de todo el ciclo de vida de las edificaciones y espacios que desarrollamos, por eso, seguiremos trabajando en nuestros procesos integrativos y tecnológicos para seguir conectando personas con espacios.



Para más información contáctenos


#ConectamosPersonasConEspacios

#AdministraciónDeEspaciosyPersonas

#Experiencia #Espacios #Integralidad #BIM